CUESTIONES ANTES DE LA COMPRA DE UNA VIVIENDA

Nov. 27, 2018 David Espuelas Solana

En este pequeño artículo trataremos de plantear una serie de cuestiones, que se deberían tener en cuenta, antes de la compra de una vivienda. Ni mucho menos es una lista restrictiva, pero si que consideramos se deberían tener en cuenta.


Antes de comprar una vivienda, hay que reflexionar sobre las necesidades que queremos cubrir, como las vamos a cubrir y donde las cubriremos, es decir, si queremos piso o casa, como lo vamos a pagar y en que lugar queremos que esté ubicada.

Responder bien a estas preguntas es necesario si queremos que el resultado final sea satisfactorio.

La compra de una vivienda, junto con la adquisición de un vehículo, en la mayoría de los casos, son las mayores inversiones que hacemos en nuestra vida. Y tratándose de tanto dinero en juego, no es cuestión de hacerlo a lo loco.

Inicialmente tenemos que tener claro con qué presupuesto contamos. Para ello, nos plantearemos, por ejemplo:

  • ¿Cuanto estoy dispuesto a pagar?
  • ¿Segunda mano o vivienda nueva?
  • ¿Zona cara o barata?
  • ¿Cuántas habitaciones y m2 necesito?
  • ¿Unifamiliar, adosado o piso?

Una vez aclaradas las necesidades, podemos comenzar con la búsqueda. Dependiendo del destino de la vivienda (primera residencia, vacacional, inversión...), sería conveniente no cerrarse en banda, y estar abierto a varias posibilidades, porque la vivienda de sus sueños puede aparecer donde y cuando menos se lo espere.

¿Queremos la vivienda para vender, alquilar o vivir en ella?


Por ejemplo, si buscamos una vivienda para venderla en un corto periodo de tiempo, sería conveniente analizar el alquiler medio de la zona, porque quizás sea más rentable el alquiler.

Por otro lado, en relación al pago, si tienes dinero para invertir, destínalo a la compra y no pidas una hipoteca, ya que éstas se van a llevar parte de nuestro dinero en los intereses a pagar al banco y en los gastos de formalización de las mismas. Además, las hipotecas no son como hace unos años, ya que los bancos no conceden el 100% del importe del piso, lo común es que se financie el 80% del valor total de la vivienda. El resto, lo debe aportar el cliente, además de tener en cuenta el resto de gastos, que tampoco están financiados, y los debe aportar el cliente, como IVA o ITP, notaría, registro y los impuestos correspondientes.





Calidades, material y gasto energético.


Una vez resultas las cuestiones económicas, veremos que calidades, distribuciones o características queremos que tenga la vivienda, con o sin plaza de garaje, número de habitaciones.

Por ejemplo, si estamos pensando en comprar un coche eléctrico en un futuro, buscaremos que la Comunidad de garajes, cuente con ese servicio o por lo menos que sea viable su instalación en caso de demandarla.

Una pareja joven, sin hijos, buscará una vivienda de dos o tres dormitorios, siempre que se estén planteando en el futuro el aumentar la familia.

Otro dato a tener en cuenta, cada vez más importante, es el tema de la certificación energética, ya que una mejor eficiencia energética, nos permitirá en un futuro obtener un importante ahorro, tanto en electricidad como en calefacción. En este apartado tendremos en cuenta la calidad de los materiales, el aislamiento de la vivienda, el tipo de ventanas la orientación de la vivienda, la altura de la misma, si hay instalación de placas de solares y su mantenimiento es correcto, si cuenta la Comunidad con descalcificadora.





El tener una calificación energética alta, A o B, repercute en un ahorro futuro, ya que el uso de la vivienda es para largo plazo. Hay que tener en cuenta que la mayoría de viviendas de segunda mano que hay a la venta, tienen una calificación energética entre D y E.

En viviendas de reciente construcción, por normal general, las calificaciones energéticas tienden a ser cada vez más elevadas, pero eso si, siempre la puedes mejorar en un futuro cambiando alguna instalación por sistemas energéticos más baratos y menos contaminantes.

Esperamos que con este pequeño resumen no restrictivo, te hayamos dado una pequeña guía útil a la hora de empezar a buscar vivienda.

Recuerda que debes tener claro si la quieres para vivir, alquilar o vender. Después de saber cuánto vas a pagar, estudio la zona y el mercado, y en el caso de que tengas dudas, acude a un profesional inmobiliario que te aconseje, el coste que te cobrara, merecerá la pena para saber si estás haciendo correctamente la operación. Después estudia lo que quieres, zona, ubicación, dormitorios, calidades y equipamiento del piso.



Si te ha gustado el artículo, compártelo, y no dejes de seguir leyéndonos.